Día de la Bisexualidad

A partir de 1999 se celebra el Día Internacional de la Bisexualidad cada 23 de septiembre por ser el día del deceso de Sigmund Freud, quien acuñó el término en 1899 para referirse a la atracción física, sexual, emocional y romántica tanto hacia hombres como mujeres, ante la invisibilidad que ha padecido la población bisexual de parte de heterosexuales y la misma población LGyT.
Los diferentes grados de atracción hacia personas del mismo sexo o el sexo complementario va de lo exclusivo, principal, predominante e indistinto acerca de llegar a la intimidad sexual (Escala Kinsey), por eso se habla ahora de bisexualidades al no tener que existir necesariamente la realización de actividades sexuales con ambos sexos para considerarse bisexual pero sí existir algún grado de atracción o acercamiento emocional.
La población bisexual muchas veces se ha sentido reprimida o totalmente invisibilizada por el concepto de monogamia de las distintas culturas humanas, al suponer que son etapas o momentos de indecisión o experimentación, lo cual va contra las pruebas de que la orientación sexual es innata y no puede modificarse, las personas bisexuales además son víctimas del prejuicio de ser tomadas por promiscuas o que no pueden sostener lazos afectivos fuertes al estar «tentados» a sentirse atraídos por otras personas, muchas personas homo o heterosexuales además no aceptan que sus parejas hayan tenido una relación previa heterosexual u homosexual al no poder comprender ese tipo de atracción, siendo el grado de promiscuidad o de infidelidad igual que la que hay entre parejas homosexuales o heterosexuales adultas.
Una parte de la población bisexual siente atracción por las personas sin importar su género, lo cual puede ser interpretado como pansexualidad, o por el lazo emocional, como son los demisexuales.

La asexualidad es una forma de Orientación Sexual en que se carece de atracción romática o del deseo sexual distinta a la abstinencia y la represión sexual, las cuales son voluntarias y que se relacionan a factores sociales, culturales o de comportamiento, la asexualidad es complementaria dentro de la Orientación Sexual compuesta principalmente de la Homosexualidad, la Heterosexualidad, la Bisexualidad en su mayoría, dejando entre el 1 y el 3% de la población a otras expresiones que pueden ser solamente románticas, físicas, sexuales o emocionales, siendo en su mayor parte identificados como asexuales.
La asexualidad fue definida en los años 40 por Alfred Kinsey al establecer su escala de Orientación Sexual donde los niveles del 0 al 6 definían desde la total, preferente y mayoritaria actividad sexual desde la hetero a la homosexualidad, dejando un nivel X o neutro para los individuos que no parecían tener ninguna actividad sexual ni el deseo o sensación de carencia por esta ausencia, siendo entre aproximadamente el 1% de los varones en edad sexualmente activa y entre el 1.5 y el 3% de las mujeres en la misma edad.
Siendo la Orientación sexual la atracción física, sexual, emocional y romántica que experimenta un individuo hacia los demás, los asexuales pueden experimentar la ausencia de cualquier deseo sexual o físico y la falta de atracción romántica o emocional de forma parcial o absoluta, de solo el deseo o la atracción sin el otro o de ambas, o con deseo y atracción pero no la necesidad de realizarlo.
El individuo asexual puede llegar a tener orgasmos, autoerotizarse y realizar el acto sexual llegando al coito y el clímax, que experimenta de forma mecánica, puede llegar a relacionarse de forma afectiva con otros individuos y llegar a formalizar una pareja pero no sentir un deseo de una vida sexual activa, pudiendo dar a entender indiferencia ante la ausencia de sexo sin ser rechazo o falta de apetito sexual y que se confunde con homosexualidad latente o impotencia, pudiendo llevar a la separación o falta de comunicación en la pareja.
Fue hasta 1999 que el Brasil se despatologizó a la asexualidad, haciendo innecesarios los tratamientos de orientación sexual que descartaron a la homosexualidad desde 1973, aunque en otras culturas una persona asexual es llevada a ser considerada santa, elevada o ausente de los problemas y tentaciones mundanas, la necesidad de ser aceptados como individuos funcionales de una sociedad que tiende a rechazar a los individuos que no actúan ni se relacionan sexualmente con los demás, dio origen en 2001 a la Red de Visibilización y Educación sobre la Asexualidad (AVEN en inglés) por el activista David Jay, la creación de una bandera del orgullo asexual y la implantación del 19 de febrero como día del Orgullo Asexual.

La falta de deseo o atracción temporal no es asexualidad ni la disminución de los mismos, pero el no sentir esa necesidad sexual de forma permanente puede ser identificado como asexualidad, teniendo el individuo que asumir su orientación sexual para evitar rechazo, frustración, depresión y hasta el suicidio ante la ausencia de una aceptación plena de parte de la sociedad.
La asexualidad es ajena a la Identidad de Género, pues se presenta en individuos cisgénero, transgénero y agénero, siendo identificada a partir del inicio de la vida sexual.

Día Internacional de la Visibilidad no binaria

Las personas no binarias no se sienten identificadas con los géneros tradicionales (masculino/femenino) sino con diversos aspectos que les satisfacen que puede ir desde la ausencia de género hasta una identificación parcial hacia uno o ambos.
El género se diferencía del sexo en que el primero se forma de manera social mientras el sexo es biológico, por lo que una persona no binaria puede sentir atracción sexual hacia uno o ambos sexos, se distingue de los asexuales en que estos no sienten atracción romántica o deseo sexual hacia otros individuos mientras una persona no binaria puede sentir deseo homo, hetero o bisexual hacia personas cís o trans, las personas agénero, quienes no sienten identificación hacía algún género, están junto a los bigénero (identidad formada por aspectos masculinos y femeninos), los trigénero (añadiendo el término neutro) y el género fluído, anteriormente se relacionaban a lo andrógino (adopción del comportamiento y expresión que mezclaba lo masculino y lo femenino) pero no debe confundirse con lo Queer al ser esta una forma de expresión que rechaza la orientación y la identidad de género que se acepta de forma común entre la población no heterosexual.

Desde 2012 se eligió el 14 de julio como Día de la Visibilidad no binaria por ser el día entre el Día de la Mujer (8 de marzo) y el 19 de noviembre (día del hombre).

 

Aprenderás de expertas en sexualidad técnicas de masturbación como disfrutar y conocer más de tu cuerpo.

×

Conoce los secretos de especialistas en el tema, que van de zonas erógenas desconocidas hasta técnicas específicas que te dejaran a ti y tu pareja maravillados.

×

Diviértete y conoce sobre juegos eróticos en pareja y atrévete a poner más sabor a tu vida sexual.

×

Disfruta de una sesión teórica y práctica de la mano de expertas sobre cómo hacer un masaje erótico para subir la temperatura en tu alcoba.

×

Dentro de este taller conoce las formas básicas y seguras de atar en forma erótica, para relajar y explorar nuevas sensaciones.

×

Vive una experiencia sensorial única y erótica en pareja y atrévete a experimentar sensaciones nuevas y placenteras.

×