Día de la Bisexualidad

A partir de 1999 se celebra el Día Internacional de la Bisexualidad cada 23 de septiembre por ser el día del deceso de Sigmund Freud, quien acuñó el término en 1899 para referirse a la atracción física, sexual, emocional y romántica tanto hacia hombres como mujeres, ante la invisibilidad que ha padecido la población bisexual de parte de heterosexuales y la misma población LGyT.
Los diferentes grados de atracción hacia personas del mismo sexo o el sexo complementario va de lo exclusivo, principal, predominante e indistinto acerca de llegar a la intimidad sexual (Escala Kinsey), por eso se habla ahora de bisexualidades al no tener que existir necesariamente la realización de actividades sexuales con ambos sexos para considerarse bisexual pero sí existir algún grado de atracción o acercamiento emocional.
La población bisexual muchas veces se ha sentido reprimida o totalmente invisibilizada por el concepto de monogamia de las distintas culturas humanas, al suponer que son etapas o momentos de indecisión o experimentación, lo cual va contra las pruebas de que la orientación sexual es innata y no puede modificarse, las personas bisexuales además son víctimas del prejuicio de ser tomadas por promiscuas o que no pueden sostener lazos afectivos fuertes al estar «tentados» a sentirse atraídos por otras personas, muchas personas homo o heterosexuales además no aceptan que sus parejas hayan tenido una relación previa heterosexual u homosexual al no poder comprender ese tipo de atracción, siendo el grado de promiscuidad o de infidelidad igual que la que hay entre parejas homosexuales o heterosexuales adultas.
Una parte de la población bisexual siente atracción por las personas sin importar su género, lo cual puede ser interpretado como pansexualidad, o por el lazo emocional, como son los demisexuales.